TRASTORNOS DEL LENGUAJE

AFASIA.
La afasia es un trastorno del lenguaje debido a una lesión cerebral de las zonas del cerebro responsables del lenguaje: Para la mayoría de las personas estas zonas se encuentran en el hemisferio izquierdo. La aparición de la afasia puede ser súbita, como ocurre con los accidentes cerebrovasculares (arteria cerebral media izquierda) o con los traumatismos craneoencefálicos, pero también puede que el trastorno se vaya instaurando poco a poco, como ocurre con los tumores cerebrales. Los afásicos pueden tener problemas tanto de comprensión del lenguaje como de la expresión, así como en la lectuta (dislexia) y en la escritura (disgrafía). También puede co-ocurrir con otros trastornos comocon la disartria o la apraxia del habla, resultantes también del daño cerebral.Afasia de Broca: Cuando el área de Broca se encuentra dañada el afásico presenta un importante déficit en la producción del lenguaje. La comprensión del lenguaje está mucho más preservada que la producción. La expresión es, por tanto, poco fluida y el sujeto suele presentar un habla telegráfica, ya que apenas usa las palabras funcionales (preposiciones, artículos..), es lo que se conoce como agramatismo. La anartria es común también en estos pacientes. Hay problemas con la repetición.

Afasia de Wernicke: En este tipo de afasias la comprensión suele estar bastante más alterada que la producción del lenguaje. El habla del afásico suele ser logorreica, apareciendo los llamados neologismos (palabras de nueva invención) y la jergafasia. Hay problemas con la repetición.

Afasia de conducción: En los afásicos de conducción, la repetición suele ser la parte del lenguaje más afectada. La comprensión suele estar poco alterada y el habla es fluente.

Afasia sensorial transcortical: Muestra un cuadro similar a la afasia de Wernicke. La principal diferencia es que la repetición suele estar preservada.

Afasia motoral transcortical: Muestra un cuadro similar a la afasia de Broca. La principal diferencia es que la repetición suele estar preservada.

Afasia nominal: El principal problema de estos pacientes es la anomia, ya que muestran verdaderos problemas a la hora de evocar las palabras. Suelen se capaces de acceder al significado de las palabras, pero les cuesta sobre todo acceder a la forma fonológica de las palabras.

Afasia global: Es un tipo de afasia muy severo, ya que el afásico muestra graves déficits tanto en la comprensión y repetición como en la expresión.

Afasia mixta: Es una forma intermedia entre los diversos cuadros afásicos típicos, que puede darse ya sea inicialmente o bien en el curso de la evolución de un trastorno afásico.

DISFASIA -TEL / RETRASO SIMPLE DEL LENGUAJE (RSL)
El retraso simple del lenguaje y el TEL o disfasia son dos conceptos distintos:El retardo del lenguaje es la no aparición de éste a la edad en que normalmente se presenta. Esta fallta de desarrollo también se extiende a la permanencia de unos patrones lingüísticos que caracterizarían bien a niños de menos edad más allá de los que es normal. Se podría hablar de tres niveles de gravedad:

En el retraso leve del lenguaje lo que más llama la atención son distintas formas de facilitación fonológica. Desde el ounto de vista semántico, la actualización lingüística de contenidos cognitivos es ligeramente más escasa que en los niños sin retraso simple (RL). No obstante, su comprensión parece normal. Su desarrollo morfosintáctico se encuentra en un nivel normal y desde el punto de vista pragmático no se advierten distorsiones ni dificultades especiales.

En el retraso moderado del lenguaje, la reducción de patrones fonológicos es más evidente. Semánticamente , la pobreza de vocabulario expresivo es ya notoria, nombran los objetos familiares pero desconocen el nombre de muchos otros objetos y conceptos conocidos por los niños de su edad. Desde el punto de vista morfosintáctico, están presentes los signos que determinan funciones semánticas primarias: interrogación, negación, etc. Es en los signos que determinan funciones semánticas secundarias de categoría nominal (género y número) y verbal donde se manifistan claros déficit. Las funciones del lenguaje se actualizan lingüísticamente de manera pobre, con abundantes inperativos y gestos verbales de llamada de atención.

En el retraso grave del lenguaje los niños tienen reducidos sus patrones fonológicos casi al mínimo y se da la dislalia múltiple. El área del significado es pequeña en cantidad y calidad. Su sintaxis se parece a la de etapas muy primitivas (holofrase, habla telegráfica).En la pragmática se percibe una conversación centrada en si mismo. En estos niños es necesario realizar un diagnóstico diferencial respecto al retraso intelectual ligero, síndrome de inatención y sobre todo de la disfasia o TEL.

El TEL (trastorno específico del lenguaje) es una limitación significativa en la capacidad del lenguaje que sufren algunos niños, a pesar de que los factores que suelen acompañar a esta limitación (pérdida auditiva, daño cerebral, baja inteligencia, déficit motores…) no sean evidentes en estos niños. Ni es debida esta limitación a otros factores socioambientales. Uno de los criterios más utilizados para identificar el TEL es el propuesto por Leonard. Estos criterios son los siguientes:

  • Capacidad lingüística: Puntuación en los test de lenguaje de -1,25 desviaciones estándar o más baja; riesgo de devaluación social.
  • CI no verbal: CI manipulativo de 85 o más alto.
  • Audición: supera por medio de un screening los niveles convencionales.
  • Otitis media con serosidad: sin episodios recientes.
  • Disfunción neurológica: Sin evidencia de ataque, parálisis cerebral, ni lesiones cerebrales; ausencia de medicación para control de ataques.
  • Estructura oral: Ausencia de anomalías estructurales.
  • Motricidad oral: supera el screening empleando items evolutivamente apropiados.
  • Ausencia de síntomas de una integración social recíproca alterada y de restricción de actividades.

Son muchos los autores que han realizado una clasificación de este trastorno. Una de las interesantes es la de Rapin y Allen, que clasifican a los TEL de la siguiente forma:

  • Trastorno de la vertiente expresiva: En el que se incluyen dos subtipos, el trastorno de la programación fonológica y la dispraxia verbal.
  • Trastorno de comprensión y expresión: Se incluyen el trastorno fonológico- sintáctico y la agnosia auditivo- verbal.
  • Trastorno del procesamiento central de tratamiento y de la formulación: son considerados dentro de este trastorno el trastorno semántico- pregmático y el trastorno léxico- sintáctico.
TRASTORNO GENERALIZADO DEL DESARROLLO (TGD) / AUTISMO.
El autismo y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado (“Pervasive Developmental Disorder-not otherwise specified,” o PDD-NOS) son discapacidades del desarrollo que comparten muchas de las mismas características. Generalmente evidentes antes de los tres años de edad, tanto el autismo como el PDD-NOS son trastornos neurológicos que afectan la habilidad del niño en cuanto a comunicación, comprensión del lenguaje, juego, y su relación con los demás.se identifican 5 trastornos bajo la categoría de los Trastornos Generalizados del Desarrollo:

1.Autismo: una discapacidad del desarrollo que afecta significativamente la comunicación verbal y no-verbal y la interacción social, usualmente evidente antes de los tres años de edad, que afecta adversamente el rendimiento escolar del niño. Otras características a menudo asociadas con el autismo son la exhibición de actividades repetitivas y movimientos estereotípicos, resistencia a todo cambio en el medio ambiente o cambios en la rutina diaria, y reacciones poco usuales a las experiencias sensoriales.

De entre los síntomas que presentan los autistas, el trastorno lingüístico es uno de los más evidentes y el más interesante para el logopeda.Las principales alteraciones del lenguaje son: Agnosia auditiva verbal: Es la incapacidad para descodificar el lenguaje recibido por vía auditiva y no se compensa con un esfuerzo para comunicarse mediante elementos no verbales (dibujos, gestos, etc.). El niño utiliza al adulto como simple objeto para alcanzar su objetivo. Los niños con esta disfunción lingüística son los más graves, ya que se suele acompañar de retardo mental. Se asocia con frecuencia a epilepsia.Síndrome fonológico-sintáctico: pobreza semántica y gramatical acompañada de una vocalización deficiente. Síndrome léxico-sintáctico: Incapacidad de recordar la palabra adecuada al concepto o a la idea.Trastorno semántico-pragmático del lenguaje: Alteración del uso social o comunicativo del lenguaje. Los aspectos prácticos del lenguaje se basan en las habilidades lingüísticas pero también en la capacidad de comunicación, en la dificultad o facilidad para interpretar el pensamiento del interlocutor. Los aspectos del lenguaje que pueden estar alterados son los siguientes:Turno de la palabra: en una conversación, mientras uno habla el otro escucha y viceversa y si no es así la comunicación queda muy limitada. En niños con trastorno del lenguaje puede haber dificultad en mantener un turno de palabra correcto durante la comunicación y tienden a adoptar el papel de “hablador”. Además, los autistas tienen dificultad para utilizar el contacto visual para identificar el turno de palabra.Inicios de conversación: se necesitan ciertas habilidades lingüísticas y saber qué se quiere decir y como se puede decir. La capacidad de iniciar una conversación o cambiar de tema requiere ciertas habilidades mentales – sociales, saber identificar en qué momento el interlocutor está receptivo para recibir un mensaje e incluso utilizar claves no verbales que indiquen el comienzo de una conversación. Los niños autistas tienen problemas para el inicio de una conversación y para cambiar de tema. Dentro de esta alteración del lenguaje se podría incluir la tendencia de los autistas a repetir la misma pregunta, independientemente de la respuesta. Lenguaje figurado: nos volvemos a encontrar con una característica del lenguaje en la que se unen habilidades lingüísticas con habilidades sociales. Cuando hablamos, nuestras frases están llenas de dobles sentidos, significados implícitos, formas de cortesía, metáforas, giros gramaticales, etc. que regulan el uso social del lenguaje. Un niño con trastorno específico del lenguaje se encuentra con serias dificultades para entenderlo y por lo tanto tenderá a desconectar. Es necesario comprender el pensamiento del otro para participar en el intercambio de ideas, sentimientos y afectos y el niño autista se encuentra en este aspecto totalmente desbordado.Clarificaciones: con este término hacemos referencia a la necesidad, para una mejor comprensión de la conversación, de repetir frases con distintos giros, repetir ideas y conceptos de manera distinta. Evidentemente es necesario poseer capacidades expresivas lingüísticas pero también saber cuando el mensaje es detectado de manera correcta. Igualmente, cuando el interlocutor no entiende bien lo que le dicen pide aclaraciones. El niño autista o con trastornos del lenguaje puede interpretar que el problema reside en su incapacidad para hacerse entender y ello le conduce a no preguntar ni pedir aclaraciones. Mutismo selectivo: los niños que padecen esta alteración pueden hablar correctamente, pero en determinadas situaciones no utilizan prácticamente ningún lenguaje. Suele darse en niños autistas de funcionamiento alto.Trastornos de la prosodia: la prosodia se refiere a la entonación y al ritmo que se aplica al lenguaje. En niños autistas de funcionamiento alto no es raro observar una anomalía en esta propiedad del lenguaje. Hiperlexia: es un trastorno de la lectura que se da con mucha frecuencia en los niños autistas, aunque no exclusivamente en ellos, que consiste en la capacidad de leer con una perfección impropia para su edad pero con una comprensión muy limitada; leen muy bien pero no entienden nada. Esta dificultad conduce al fracaso escolar y si el problema no es detectado el niño no puede recibir la ayuda adecuada. Este trastorno se da con mayor frecuencia en niños autistas de funcionamiento elevado.

Con respecto a la conducta de los autistas puede tener un carácter obsesivo por mostrar un interés excesivo por determinados objetos o actividades. El autista puede mostrar una autentica fijación por un objeto por su color, olor, textura, movimiento y lo considera como algo que le pertenece, por lo que sentirá gran frustración si no lo consigue.En otras ocasiones sucede que no acepta un cambio de rutina, se siente seguro cuando existe un orden donde los sucesos son predecibles y lo inesperado lo toman como amenazante. Esta obsesión por el orden puede conducir a conductas ritualistas, repetitivas.La epilepsia se da con mucha mayor frecuencia entre los autistas, entre el 4% y el 32%. La epilepsia, en niños con trastorno autista tiende a manifestarse en dos picos de edad: la época de lactante y la adolescencia.Alrededor del 10% de las personas autistas tienen habilidades especiales, tienen una capacidad que se considera sobresaliente. Con frecuencia estas destrezas son espaciales por naturaleza, como los talentos especiales para la música y el arte. Otra destreza común es la capacidad matemática: algunas personas autistas pueden multiplicar cifras grandes mentalmente en un lapso corto de tiempo; otros pueden determinar el día de la semana al darles una fecha específica de la historia, etc.

Síndrome de Asperger: El Trastorno de Asperger, también conocido como Síndrome de Asperger, o simplemente ‘Asperger’, es un trastorno del desarrollo caracterizado por una ausencia de habilidades sociales; dificultad con las relaciones sociales, baja coordinación y baja concentración, y un rango de intereses restringido, pero con inteligencia normal y habilidades de lenguaje normales en las áreas de vocabulario y gramática. El Trastorno de Asperger suele tener una edad de aparición posterior a la del Trastorno Autista, o, al menos, se detecta más tarde. Un individuo con Trastorno de Asperger no muestra un retraso significativo en el desarrollo del lenguaje; sin embargo, puede tener dificultades para entender las sutilezas utilizadas en una conversación, tales como la ironía o el humor. Además, mientras que muchos individuos con autismo presentan retraso mental, una persona con Asperger posee un nivel de inteligencia normal, o superior a la normal (Sociedad Americana de Autismo, 1995). A veces se refiere incorrectamente al Asperger como “Autismo de Alto Funcionamiento”.

Síndrome de Rett: El Trastorno de Rett, también llamado Síndrome de Rett, se diagnostica principalmente en niñas. En las niñas con síndrome de Rett, el desarrollo transcurre de manera aparentemente normal hasta los 6 – 18 meses, punto en el cual los padres empiezan a notar un cambio en el comportamiento de sus hijas, y alguna regresión o pérdida de habilidades, especialmente en las habilidades motoras gruesas, tales como caminar y moverse. A esto le sigue una pérdida notoria en habilidades tales como el lenguaje, razonamiento, y uso de las manos. La repetición de algunos movimientos o gestos sin sentido son una pista importante para diagnosticar el Trastorno de Rett; estos gestos son, típicamente, un movimiento constante de “lavado de manos” o de “exprimir con las manos” (Moeschler, Gibbs, & Graham, 1990).

Síndrome Desintegrativo de la Niñez: El Trastorno Desintegrativo de la Niñez, que es un trastorno extremadamente infrecuente, es una clara regresión en múltiples áreas de funcionamiento (tales como la habilidad para moverse, el control de esfínteres anal y urinario, y habilidades sociales y de lenguaje) tras un período de al menos 2 años de desarrollo aparentemente normal. Por definición, el Trastorno Desintegrativo de la Niñez sólo puede diagnosticarse si la aparición de los síntomas viene precedida de un período de desarrollo normal de al menos 2 años, y la regresión aparece antes de los 10 años (APA, 1994).

Trastorno del Desarrollo no Especificado: Los niños con PDDNOS son aquellos que: (a) no reúnen el criterio de los síntomas que los médicos utilizan para diagnosticar cualquiera de los 4 trastornos PDD descritos anteriormente, y/o (b) no tienen el grado de dificultad descrito en cualquiera de los 4 trastornos PDD específicos.

Según el DSM-IV, ésta categoría sólo debería utilizarse “cuando existe una dificultad severa y generalizada en el desarrollo de habilidades de comunicación verbales y no verbales en las interacciones sociales, o cuando existan comportamiento, intereses o actividades estereotípicas, pero no se cumple suficientemente el criterio para diagnosticar un Trastorno Generalizado del Desarrollo específico, Esquizofrenia, o Trastorno de Personalidad Esquizofrénica (APA, 1994, pp 77-78).

RETRASO MENTAL.
El retraso mental (RM) se define como una capacidad intelectual general significativamente inferior al promedio que se acompaña de limitaciones importantes de la actividad adaptativa propia de por lo menos dos de las siguientes áreas de habilidades: comunicación, cuidado de sí mismo, vida doméstica, habilidades sociales/ interrpersonales, utilización de recursos comunitarios, autocontrol, habilidades académicas funcionales, trabajo, ocio, salud y seguridad. Su inicio debe ser anterior a los 18 años de edad (APA, 1995:41).La gravedad del RM tiene, lógicamente, una importancia determinante en el diagnóstico y en la planificación de los programas de intervención (en áreas curriculares, en habilidades de adaptación: comunicación, autonomía psicosocial, etc). La especificación de la gravedad se ha basado tradicionalmente en cuatro grados de intensidad en función de la medida del déficit intelectual:

  • Retraso mental leve (o ligero): CI entre 50- 55 y 70.
  • Retraso mental moderado: CI entre 35-40 y 50- 55.
  • Retraso mental grave (o severo): CI entre 20- 25 y 35- 40.
  • Retraso mental profundo: CI inferior a 20 o 25.

Causas del retraso mental. Las más comunes son:

Condiciones genéticas. A veces el retraso mental es causado por genes anormales heredados de los padres, errores cuando los genes se combinan, u otras razones. Algunos ejemplos de condiciones genéticas incluyen síndrome de Down, síndrome frágil X, y phenylketonuria (PKU).

Problemas durante el embarazo. Retraso mental puede resultar cuando el bebé no se desarrolla apropiadamente dentro de su madre. Por ejemplo, puede haber un problema con la manera en la cual se dividen sus células durante su crecimiento. Una mujer que bebe alcohol o que contrae una infección como rubéola durante su embarazo puede también tener un bebé con retraso mental.

Problemas al nacer. Si el bebé tiene problemas durante el parto, como, por ejemplo, si no está recibiendo suficiente oxígeno, él o ella podría tener retraso mental.

Problemas de la salud. Algunas enfermedades tales como tos convulsiva, varicela, o meningitis pueden causar retraso mental. El retraso mental puede también ser causado por malnutrición extrema (por no comer bien), no recibir suficiente cuidado médico, o por ser expuesto a venenos como plomo o mercurio.
El retraso mental no es una enfermedad. No se lo puede contraer de otras personas. El retraso mental no es un tipo de enfermedad mental, como la depresión. No hay cura para el retraso mental. Sin embargo, la mayoría de los niños con retraso mental pueden aprender a hacer muchas cosas. Sólo les toma más tiempo y esfuerzo que a los otros niños.

PARÁLISIS CEREBRAL.
En general puede definirse la parálisis cerebral infantil (PC) como la consecuenciade una lesión que ha sufrido un cerebro en desarrollo y que se caracteriza en que la coordinación de los músculos no es la correcta, ni tampoco su tono muscular, lo que se refleja en alteraciones más o menos importantes del movimiento. Las alteraciones en el movimiento serán diferentes según el tipo de PC de que se trate y según el grado de afectación de la misma.CLASIFICACIÓN CLÍNICA

Según la localización de la lesión cerebral:

P.C espástica. La lesión se localiza en la corteza motora y vía piramidal intracerebral, manifestando uun aumento exagerado del tono muscular, con disminución de los movimientos voluntarios. Los movimientos rígidos, bruscos y lentos. Afecta en mayor grado a los músculos exteriores de las piernas y a los flexores de los brazos, y la debilidad de los movimientos voluntarios afecta también a los labios y a la lengua. Rostro inexpresivo. No hay control del babeo. Se mueve poco. Los músculos superiores están en semiflexión y los inferiores en extensión. Puños cerrados con desplazamientos lentos y vacilantes. Espasticidad e hipertonía. Articulación lenta, con vocales distorsionadas y escape nasal, fallos en el ritmo y espasticidad en los músculos respiratorios.
P.C atetósica. La lesión se localiza en el sistema extrapiramidal, fundamentalmente en los núcleos de la base. Aparecen movimientos involuntarios e incoordinados que dificultan la actividad voluntaria. Existe una afectación en la lengua y en los músculos de la masticación, de la respiración y de la articulación. Muecas de la cara y movimientos involuntarios de la lengua. Voz espasmódica, como un quejido. Movimientos involuntarios consistentes en desplazamientos espontáneos y lentos, en especial de manos y dedos.
P.C atáxica. La lesión se localiza en el cerebelo. Hay alteración en el movimiento y en la dirección inicial, en la estabilidad del tronco y en el equilibrio. Descoordinación en la marcha. Incapacidad para caminar en línea recta. Caminan de forma rígida por miedo a caerse.En general se afectan el equilibrio, la dirección y la coordinación de los movimientos.
P.C hipotónica: generallmente son casos que luego evolucionan hacia alguna de las otras formas de PC. Se caracteriza por un tono muscular general bajo en el que al niño le cuesta mantener la cabeza, el tronco y otras partes del cuerpo como las piernas. P: C mixta. Suelen ser una combinación de espasticidad y de atetosis, aunque también pueden darse combinaciones de los otros tipos.

CLASIFICACIÓN TOPOGRÁFICA

Teniendo en cuenta la parte del cuerpo que está afectada.

Monoplejía. Parálisis de un solo miembro o grupo muscular.
Diplejía. Parálisis que afecta a las partes simétricas del cuerpo.
Hemiplejía. Parálisis de la mitad del organismo por lesión del sistema piramidal.
Triplejía. Parálisis de tres miembros.
Paraplejía. Parálisis de las dos extremidades inferiores.
Tetraplejía. Parálisis conjunta de los miembros superiores e inferiores.

CLASIFICACIÓN SEGÚN LA INTENSIDAD DE LA LESIÓN

Leves. Niños/niñas con movimientos algo torpes, pero con capacidad para la marcha y el habla.
Moderados. Aquellos en los que las dificultades para la marcha y el habla están acrecentadas.
Severos. Aquellos que manifiestan incapacidad para andar y cuyo lenguaje está muy afectado, teniendo que recurrir a sistemas aumentativos de comunicación.

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: