TRASTORNOS DEL HABLA

DISLALIA
El término dislalia corresponde al trastorno en la articulación de los fonemas, o bien por ausencia o alteración de algunos sonidos concretos o por la sustitución de éstos por otros de forma improcedente. Se trata pued de una incapacidad para pronunciar o formar correctamente ciertos fonemas o grupos de fonemas. Cuando afecta a varios fonemas el habla del niño suele ser ininteligible, por las desfiguraciones verbales que emplea continuamente. Las dislalias es el principal motivo de referencia para muchos logopedas, sobre todo de pacientes con edades comprendidas entre los 4 y los 10 años. La causa de estos errores puede ser: una dificultad práxica en la precisión, en la combinación o en la secuenciación de los movimientos articulatorios. Una dificultad discriminativa de los patrones fonológicos o de los sonidos que caracterizan los fonemas y los diferencian entre sí. Un trastorno afectivo o emocional, principalmente caracterizado por la persistencia de una actitud propia de un niño más pequeño. Una combinación de los puntos anteriores.Las dislalias se pueden producir por diversas causas. Teniendo en cuenta de una forma genérica el origen de su producción, se hará la clasificación de las mismas. Así podemos clasificar las dislalias en:DISLALIA EVOLUTIVA: Es aquella fase del desarrollo del lenguaje infantil en la que el niño no es capaz de repetir por imitación las palabras que escucha, de formar los estereotipos acústico- articulatorios correctos. A causa de ello repite las palabras de forma incorrecta desde el punto de vista fonético. Dentro de una evolución normal en la maduración del niño, estas dificultades se van superando y sólo si persisten más allá de los cuatro o cinco años, se pueden considerar como patológicas.DISLALIA FUNCIONAL: Es un defecto en el desarrollo de la articulación del lenguaje, por una función anómala de los órganos periféricos sin que existan trastornos o modificaciones orgánicas en el sujeto (disglosia), sino tan sólo una incapacidad funcional. Existe una incapacidad o dificultad en cualquiera de los aspectos que impiden la perfecta articulación como son la respiración, fonación o la articulación. La etiología de la dislalia funcional es muy variada, puede a deberse a una escasa habilidad motora, a dificultades en la percepción del espacio y el tiempo, a la falta de comprensión o discriminación auditiva, a factores psicológicos, a factores ambientales, hereditarios o por deficiencia intelectual. Los síntomas son la omisión, sustitución o deformación de los fonemas. En muchas ocasiones el niño cree que habla bien, sin darse cuenta de sus propios errores, y en otras, aunque sea consciente de ellos, es incapaz por sí solo de superarlos, creando a veces este hecho situaciones traumatizantes que dificultan más su rehabilitación. Los tipos de errores que se producen en la dislalia funcional son: sustitución, que es el error de articulación en que un sonido es reemplazado por otro. La omisión, que se produce al no emitir un determinado sonido, el niño omite el sonido que no sabe pronunciar sin sustituirlo por otro. La inserción consiste en intercalar un sonido con otro que no corresponde a esa palabra. La distorsión es el sonido que se da de forma incorrecta o deformada, pero que no es sustituido por otro fonema correcto, sino que su articulación se hace de forma aproximada a la correcta, pero sin llegar a serlo.

DISLALIA AUDIÓGENA: Un elemento fundamental en la elaboración del lenguaje es la percepción auditiva, siendo necesario para conseguir una correcta articulación el poseer una correcta audición. El niño que no oye nada, no hablará nada espontáneamente, y el niño que oye incorrectamente, hablará con defectos. Estas alteraciones de la articulación producidas por una audición defectuosa, se denominan dislalia audiógena. Las alteraciones que presente en el hala el niño hipoacúsico, dependerán de la intensidad de la pérdida de oido que tenga y de la capacidad del niño para compensarla. Además de dislalia suelen presentar alteraciones de la voz y del ritmo.

DISLALIA ORGÁNICA: Se denomina dislalia orgánica a aquellos trastornos de la articulación que están motivados por alteraciones orgánicas. Estas alteraciones orgánicas pueden referirse a los órganos del habla por anomalías anatómicas o malformaciones de los mismos, se tiende a llamarlas disglosias. También pueden referirse a lesiones del sistema nervioso que afecten al lenguaje, en cuyo caso se denomiman más propiamente disartrias.

DISGLOSIA
Es una alteración o defecto de la articulación de los fonemas producida por anomalías, congénitas o adquiridas, en los órganos del habla. Se distinguen disglosia dental, labial, lingual, mandibular y palatina. Las causas suele ser: malformaciones congénitas craneofaciales, trastornos de crecimiento o anomalías adquiridas como consecuencia de lesiones en la estructura orofacial o de extirpaciones quirúrgicas.Ejemplos de disglosias:- Labio leporino: es un defecto congénito de las estructuras que forman la boca y que se manifiesta mediante una hendidura en el labio y/o en el paladar, como resultado de que los dos lado del labio superior no crecieron a la vez. Varía desde un simple corte en el labio hasta una fisura completa que se extiende hasta una fisura completa que se extiende hasta la nariz.
- Paladar Hendido: es una apertura en el paladar superior que afecta al cielo de la boca con un surco que puede extenderse hasta el arco dental.
Son anomalías anatómicas que se presentan en el momento del nacimiento y que se produce en el primer trimestre del embarazo. El labio leporino es una lesión diferente a la del paladar hendido y debido a que el labio y el paladar se desarrollan separadamente, es posible que un niño tenga una fisura de labio, de paladar o labio-palatina en sus distintas formas.En estos casos el logopeda es el encargado de enseñar a los niños a emitir su voz de forma correcta, es decir, les enseñan a hablar. Deben estimular a los niños, que han sido operados, para que puedan hablar correctamente por medio de ejercicios que le enseñen a utilizar los músculos del paladar atrofiados. Una de las terapias que se utiliza más frecuentemente es la terapia miofuncional.
Programa:
- De 0-3 años, se realiza un programa de estimulación del lenguaje, con la participación completa de los padres.
- De 3-6 años, se produce el inicio y el término del tratamiento del habla.- Prognatismo: Malposición del arco mandibular, que se proyecta hacia delante respecto al maxilar y da lugar a una maloclusión dentaria tipo III.

- Otros: glosectomía (resección quirúrgica, parcial o total, de la lengua), atresia o resección maxilar, el velo del paladar largo, las agenesias dentarias, la maloclusión dental, tumoraciones, hipertrofia del tejido adenoide, etc.

es una de las más empleadas por los logopedas en estos casos. Es necesario conseguir entrenar las funciones motoras y neurovegetativas (la respiración nasal, la masticación, la deglución y la voz), los órganos fonoarticulatorios (labios, lengua, maseteros, buccinadores, mentoniano, paladar duro, velo del paladar, huesos maxilares o arcadas dentarias) y el entrenamiento en la articulación del habla.

Es importante tener presente que la rehabilitación logopédica sería poco provechosa sin la colaboración de otros profesionales (ORL, neurólogo, psicólogo, pedagogo, etc) y por supuesto es absolutamente necesaria la implicación familiar.

DISARTRIA
El término disartria deriva del griego dys, que significa defecto y arthron, articulación. La disartria es un trastorno de la expresión verbal causado por una alteración en el control muscular de los mecanismos del habla. Comprende las disfunciones motoras de la respiración, fonación, resonania, articulación y prosodia.El daño puede deberse a diferentes causas antes, durante o después del parto, como la falta de oxigenación o a algún trauma, o por enfermedades neurológicas de instalación progresiva en diferentes etapas de la vida como en la enfermedad de Parkinson.Su pronóstico está en relación con el síndrome neurológico de base, así como el diagnóstico e inicio del tratamiento. El diagnóstico diferencial se realiza con las dislalias y la afasia motriz aferente. Las manifestaciones de alerta pueden ser el retardo en el desarrollo del lenguaje: cuando el niño no habla; cuando existe retraso en el desarrollo psicomotor (demora en sostener la cabeza, sentarse o caminar); o hipotonía (niños muy flojitos); o dificultades en la alimentación (no succiona, se atora con facilidad), todas ellas muy relacionadas con los procesos de maduración del sistema nervioso.
Existen varios tipos de disartria:
DISARTRIA ESPÁSTICA: Esta afectación es producida por trastornos de la motoneurona superior. La espasticidad se reconoce por una peculiar resistencia al movimiento pasivo de un grupo muscular. En la articulación se produce un sonido con mucha tensión muscular. El habla es lenta y parece surgir con esfuerzo, como si se produjera en contra de una gran resistencia.
DISARTRIA FLÁCIDA: Se produce por una lesión de algún componente de la motoneurona inferior, lo que supone la alteración del movimiento voluntario, automático y reflejo, produciendo flacidez y parálisis con disminución de los reflejos de estiramiento muscular. También puede producirse atrofia de las fibras musculares. En la articulación se produce un sonido con escasa tensión muscular.
DISARTRIA ATÁXICA: Este tipo de disartria se produce por una afectación cerebelosa. el cerebelo es el que regula la fuerza, duración, dirección y velocidad de los movimientos originados en otros sistemas motores. La afectación del habla suele presentarse coincidiendo con lesiones cerebelosas bilaterales o generalizadas. Los muscúlos suelen estar hipotónicos y los movimientos son lentos e inapropiados en la fuerza, extensión, duración y dirección. Con respecto a la disfunción laríngea suelen aparecer aspereza de la voz y una monotonía en el tono con pocas variaciones en la intensidad.DISARTRIA POR LESIONES DEL SISTEMA EXTRAPIRAMIDAL: El sistema extrapiramidal es el encargado de regular el tono muscular necesario para mantener una postura o cambiarla. Organiza los movimientos asociados a la marcha y facilita el automatismo en los actos voluntarios que requieren destreza. Las manifestaciones extrapiramidales se manifiestan a menudo en forma de hipocinesia, apareciendo lentitud y limitación en ña excursión de los movimientos, disminución de los actos espontáneos y asociados, rigidez, temblor de reposo, así como pérdida de los aspectos automáticos del movimiento. Estas son las manifestaciones que se presentan en la enfermedad de Parkinson. Pero también pueden presentase síntomas hipercinéticos en patologías como la corea de Huntington, atetosis, temblor y distonía, en las que se producen movimientos anormales involuntarios. Aparece articulación distorsionada, esceso prosódico, insuficiencia prosódica, estenosis fonatoria e incompetencia resonatoria.DISARTRIAS MIXTAS: Este tipo de disartrias poseen patrones de disfunción del habla que combinan las características de los sistemas motores implicados. Alguanas de las enfermedades que se corresponden con este cuadro son la Parálisis bulbar progresiva o enfermedad de la motoneurona y la esclerosis múltiple.

TARTAMUDEZ / DISFEMIA
La tartamudez es una interrupción el la fluidez del habla caracterizada por repeticiones audibles o no, y/o prolongaciones de los elementos del habla, tales como sonidos, sílabas, palabras y frases. Pueden ocurrir también otras clases de interrupciones, como los bloqueos, pausas y trastornos en la dicción. Las interrupciones en la fluidez pueden acompañarse de otras actividades motoras de los órganos del habla y otras partes del cuerpo. Además, existen, a menudo, un estado emocional que puede variar de una condición general de excitación y tensión a emociones más específficas, como la ansiedad, la vergüenza, los sentimientos de inferioridad, etc. Estas emociones específficas pueden acompañarse de reacciones fisiológicas fuertes, como respiración irregular, cambios en el ritmo cardiaco, etc. También existe un componente cognitivo intrapersonal, la autoestima de la persona con problemas de tartamudez llega a considerarse a sí mismo como incapacitado por los trastornos del habla para relacionarse con los demás. Además existen actitudes negativas hacia la tartamudez, el habla y la comunicación en general. Finalmente, hay un componente comunicativo interpersonal, que se caracteriza por la interacción comunicativa trastornada entre el tartamudo y los que le escuchan a nivel verbal, emocional y de relajación.
Pero, además de la tartamudez, existen otros trastornos de fluidez como la taquifemia o farfulleo, la disfluencia neurogénica adquirida, la disfluencia psicogénica adquirida, etc:TAQUIFEMIA: Es un trastorno, tanto del procesamiento del habla como del lenguaje, que se caracteriza por un habla rápida, disrítmica, esporádica, desorganizada y frecuentemente con errores de articulación. Las personas que lo padecen son completamente inconscientes de du dificultad y no les preocupa.DISFLUENCIA NEUROGÉNICA ADQUIRIDA: Es un problema de fluidez que resulta de una patología neurológica identificable, en un hablante sin historia de problemas de fluidez previa a la patología. El tipo de patologías que producen la tartamudez neurogénica son las típicas que pueden afectar al cerebro: accidentes vasculares, traumatismos craneales, enfermedades extrapiramidales, tumores, demencia, anoxia, abuso de drogas, o después de intervenciones quirúrgicas por afecciones cerebrales.DISFLUENCIA PSICOGÉNICA ADQUIRIDA: Es la que aparece en adultos que no tienen una historia previa de tartamudez, ni afectación neurológica conocida, que comienzan a tartamudear después de experimentar aluna circunstancia que les causó intenso estrés psicológico. No varía dependiendo de la situación, ni se observan intentos de evitarla.

OTROS DESÓRDENES DE LA FLUIDEZ: La disfonía espástica, que se trata de un espasmo en la musculatura laríngea que produce síntomas similares a la tartamudez. Los laringectomizados, el síndrome de la Tourette, que es un desorden neurológico caracterizado por la presencia de tics y movimienntos o frases involuntarias.

PROTOCOLO GENERAL DE INERVENCIÓN EN DISFEMIAS: Uno de los criterios fundamentales a tener en cuenta antes de comenzar la rehabilitación en el paciente disfémico es establecer si el niño muestra una tartamudez establecida (cuando es consciente del problema), una tartamudez límite (aparecen señales características como que la cantidad de disfluencias tipo tartamudez es superior al diez por ciento, hay presencia de tensión muscular y movimientos asociados, repeticiones rápidas, etc), o si se trata simplemente de una disfluencia normal. En los adultos damos por sentado que presentan una tartamudez establecida (el sujeto suele ser consciente de su disfluencia a los 6- 7 años de edad).
Tartamudez establecida: trabajaremos directamente sobre el habla a la vez que intentaremos eliminar el estrés ambiental
Tartamudez límite: Como el niño no es consciente de su problema intentaremos modificar los aspectos ambientales:
- Orientación e información a padres.
- Entrenamiento en habilidades comunicativas a los padres
- Técnicas operantes de modificación del habla
Si transcurrido el tiempo no se observan cambios positivos, tendremos que intervenir directamente en el habla:
- Técnicas de modelado de habla sin generar conciencia del problema.
- Técnicas de trabajo con el habla, donde se pueden incluir programas abiertos y estandarizados.
Disfluencia normal: Orientación e información a padres.

 

 

 

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: